San Jorge, el dragón y la princesa

La leyenda sobre san Jorge, el dragón y la princesa estuvo en entredicho en la Iglesia desde los primeros siglos. Ya en el Decreto Gelasiano (así llamado por su atribución al papa Gelasio I), que podría remontarse al siglo VI, se consideraba que este episodio era apócrifo, es decir, no recogido por fuentes autorizadas.

Pese a todo, el episodio alcanzó una enorme popularidad en la Edad Media, gracias a su inclusión en la Legenda Aurea del dominico Jacobo de Vorágine (s. XIII), en el capítulo dedicado a la vida de este mártir cristiano, obra que gozó de una enorme difusión en el occidente cristiano en la baja Edad Media, tanto en latín como en las distintas lenguas romance.

Flos sanctorum, traducción catalana de la Legenda Aurea (Barcelona, Carles Amorós, 1524), f. 83v

La leyenda volvió a ser duramente criticada, por su carácter apócrifo, en el siglo XVI, tanto por los reformistas católicos, como por los protestantes, y tras el Concilio de Trento la vida de este santo fue retirada del Breviario Romano reformado por Pio V (1568). En cambio, en los principales santorales revisados tras Trento en la Iglesia Católica, preparados por hagiógrafos reputados como el obispo de Verona, Luís Lippomano, el cartujano alemán Lorenzo Surio o el jesuita Pedro de Ribadeneira, sí se incluyó el relato de la vida del santo, pero únicamente la parte de su vida y martirio, prescindiendo del episodio del dragón, que no aparecía en las fuentes autorizadas

Sin embargo, la representación pictórica de este episodio gozaba de una gran acogida entre los fieles, y aunque la leyenda había sido retirada de los santorales reformados, se siguió permitiendo su representación artística, que debía interpretarse de manera simbólica, como la lucha del bien contra el mal. Y así lo explicitaban los tratadistas del arte del momento, como Juan Molano, o Antonio Pacheco en el ámbito hispánico.

Arte de la pintura, su antiguedad y grandezas : descriuense los hombres eminentes que ha auido en ella … y enseña el modo de pintar todas las pinturas sagradas, por Francisco Pacheco (Sevilla, Simon Faxardo, 1649), p. 570.

De esta manera puede entenderse que, pese a ser un relato no autorizado, la escena continuara representándose en el arte durante la Edad Moderna, como demuestra este fresco de Aniello Falcone de la primera mitad del siglo XVII, conservado en la iglesia de San Giorgio Maggiore de Nápoles, que fue descubierto recientemente, pues estaba oculto bajo otro lienzo de San Jorge del siglo XVIII, obra de Alessio D’Elia.  

Así, a través del arte, el recuerdo del episodio apócrifo, muy arraigado en el Medievo, pervivió en el imaginario colectivo, y propició la proliferación de versiones orales de la leyenda, enriquecida con detalles procedentes del folklore, como demuestra, por ejemplo, la versión popular catalana recogida por Joan Amades (1904), que dio origen a la tradición de regalar una rosa en este día.